Museo de Málaga | El automóvil al ritmo de la moda

Ubicado en la Costa del Sol, en la hermosa ciudad de Málaga, el Museo Automovilístico y de la Moda cuenta con un centenar de impresionantes ejemplares clásicos que se mezclan con los atuendos de sus respectivas épocas. Es un magnífico recinto, que reabrió sus puertas el 29 de junio tras varias semanas de inactividad.

Por Leonardo Pacheco / Fotos Andrés Poehler (@andrespw)  

Hace cinco años tuve la suerte de visitar este impresionante museo, en un viaje de prensa que me llevó hasta la zona sur de España, a la ciudad de Málaga para ser más preciso; aprovecho la ocasión para agradecerles tardíamente esa gentileza a los amigos de Porsche Latinoamérica y al representante de la marca en Chile, Ditec Automóviles.

Claro que mis escasas habilidades como fotógrafo y el no contar con las herramientas necesarias para realizar un registro apropiado, que resaltara la belleza de ese lugar, no me hizo posible traer un buen material para compartirlo con los fanáticos de los automóviles de época… en este sentido hay que ser muy exigente.

Pero la buena noticia es que Andrés Poehler, fotógrafo profesional con vasta experiencia y al que conozco hace muchos años, visitó ese mismo museo en uno de sus tantos periplos, obviamente que motivado por mis recomendaciones. Y de su mano, o más bien dicho de su cámara, son las hermosas fotografías que ilustran este reportaje, un gesto que me permite ofrecerles este material y transportarlos hasta el epicentro de esa impresionante colección, en la que no solo hay automóviles sino que también piezas de vestuario realizadas por célebres diseñadores.

El Museo Automovilístico y de la Moda contiene un centenar de ejemplares de todas las épocas, desde los inicios de la automoción pasando por los años 20 y hasta llegar a los tiempos en los que rodaban esos veloces Gran Turismo europeos, como el Aston Martin DB4 de 1961. Es una colección de tipo ecléctica, un despliegue de ejemplares que abarca todos los rincones de un amplio recinto, en esa generosa superficie que entrega el edificio levantado en 1927 y que antes pertenecía a la Real Fábrica de Tabacos, construcción que por supuesto fue restaurada siguiendo estrictos lineamientos patrimoniales.

El museo organiza la colección por bloques y según la época de las unidades presentadas, con objetos decorativos y prendas acentuando la temática y línea cronológica. Dentro de las actividades se anuncian desfiles de moda y talleres de arte y diseño de vestuario, siempre con los automóviles antiguos ofreciendo una escenografía inigualable.

Desde 2008 que el museo está en funcionamiento, tiempo en el que su propietario, un entusiasta de origen portugués, se ha dedicado a enriquecer la cultura de los miles de visitantes que cada año recibe, considerando que Málaga es uno de los rincones preferidos por los veraneantes de España y del resto de Europa… el público nunca escasea.

En las imágenes podemos apreciar algunos de los ejemplares exhibidos, entre los que se cuenta un Tatra T87 (1947), un American LaFrance 12 Speedster (1914), un Talbot-Lago T23 (1938), un Kaiser Darrin 161 (1954), un Bugatti Type 57 Galibier (1939) y un De Dion-Bouton Model J (1903), solo por nombrar algunos de los más exóticos. Para organizar la batería de clásicos estos fueron categorizados según su edad y época a la que pertenecen, reconociéndose las tendencias Belle Époque, Art Déco, Popular Cars, Design Cars, Dream Cars, Dolce Vita y English Tradition, entre las categorías más destacables del catálogo.

Como ya lo mencioné el Museo Automovilístico de Málaga volvió a abrir sus puertas al público, bajo estrictas normas para proteger la salud de los visitantes, por lo que cuando estos duros momentos queden en el pasado les recomiendo viajar para disfrutar de este museo, porque si sus posibilidades se lo permiten no se prive de la experiencia; por otra parte Málaga es un paradisíaco rincón de España que vale el esfuerzo conocer.