Toyota Yaris Cross Hybrid | Para el estándar europeo

Cuando se estrene esta variante del Yaris, el próximo año en Europa, Toyota volverá a recorrer la senda de las unidades apellidadas Cross, una tendencia que encontró muy buena acogida en el mercado brasileño de hace dos décadas. Se trata de un ejemplar híbrido, en el que debutará una innovadora transmisión con engranaje planetario.

Por Leonardo Pacheco / Fotos Prensa Toyota  

En el recuerdo quedaron esas versiones desarrolladas en pleno auge del Mercosur, por Fiat y Volkswagen principalmente, las que hace casi veinte años atrás invitaban a disfrutar de las rutas agrestes premunidas solo de una suspensión un poco más alta, de barras en el techo y, lo más llamativo, de gruesas capas de plástico abrazando la parte baja de la carrocería.

Algunos de esos curiosos automóviles incluso tenían el neumático de repuesto adherido al portalón trasero, un detalle que aportaba mucho encanto pero que entorpecía bastante el acceso a la zona de carga; algunos de esos iluminados eran el Fiat Idea Adventure y el Volkswagen Crossfox…. ¿se acuerdan de ellos?

PESE A LA CONTINGENCIA LOS FABRICANTES DE AUTOMÓVILES TRABAJAN A TODA MARCHA, PORQUE EN EUROPA SE ACERCA EL VERANO Y TODOS ESPERAN QUE LA CRISIS SANITARIA COMIENCE A MERMAR. EN ESE MOMENTO EL MERCADO DEBERÁ REACTIVARSE, Y ESTOS NUEVOS EJEMPLARES SON LAS HERRAMIENTAS PARA HACERLO.

Pero bueno, esos tiempos quedaron atrás y ahora una nueva generación de variantes aventureras de a poco se deja ver, al menos en los mercados foráneos, siendo la novedad de Toyota uno de los estrenos más destacados en esta época de lanzamientos virtuales. Su nombre es Yaris Cross Hybrid, un apellido que involucra muchos más aspectos que la simple presencia de accesorios outdoor porque en este ejemplar están presentes algunas soluciones de índole técnico que lo convierten en un genuino Boy Scouts.

Antes de pasar a los detalles mecánicos es importante hablar de su diseño, un asunto delicado porque considerando que entre sus rivales se cuenta el DS3 Crossback, no se puede presentar a la contienda luciendo cualquier atuendo. El trabajo se hizo bien, obra del estudio de diseño que la marca posee en Niza (Francia), aunque la fisonomía de la proa, atractiva sin duda, no guarda relación con las últimas creaciones de la casa nipona, y en la vista lateral es fácil confundir sus líneas con las de otros fabricantes.

Lo bueno es que el toque aventurero está muy bien logrado, mediante amplios pasos de ruedas y la cuota exacta de resina en los flancos. Para desarrollarlo se tomó la plataforma GA-B, usada en la mayoría de los automóviles compactos de la marca, en tanto que se anuncian 4.180 mm de largo, 1.765 mm de ancho, 1.560 mm de alto y 2.560 mm de distancia entre ejes.

Motor tricilíndrico

En el habitáculo se disfruta de esa minimalista ambientación japonesa, muy bien expresada por Toyota, entorno en el que los polímeros sencillos se mezclan con terminaciones correctamente realizadas, aunque en el caso del Yaris Cross Hybrid se agrega al menú una percepción de calidad mucho más elevada; no esperábamos menos considerando que es un producto concebido para cumplir el exigente estándar europeo.

A este crossover compacto lo impulsa un sistema híbrido, compuesto por un bloque tricilíndrico gasolinero de 1.5 litro que produce 116 CV, bloque al que lo asiste un electromotor que aporta 59 kW, una cifra respetable para un ejemplar de este tamaño. La unidad básica está equipada con tracción delantera, mientras que la variante AWD-i cuenta con un segundo electromotor acoplado al eje trasero, recurso que elimina la presencia de componentes mecánicos, como el diferencial por ejemplo.

En lugar de una transmisión convencional, el Yaris Cross Hybrid incluye un sistema de engranajes planetarios, un conjunto de piñones tipo satélites que son gobernados por un engranaje tipo corona, como en un diferencial típico, del que se obtienen varias desmultiplicaciones sin necesidad de recurrir a juegos de engranajes separados para cada una de las velocidades. En estricto rigor podemos calificar esta caja como una CVT, aunque en su accionar el conductor sí notará el paso de las diferentes marchas y su escalonado, una cualidad que será bien recibida por los amantes de la conducción en su estado puro.