Fisker Ocean | Al más puro estilo californiano

Luego de declararse en bancarrota, el fabricante estadounidense resurge de las cenizas con la firme intención de destronar a Tesla, que es uno de los máximos referentes en materia de electromovilidad. Pero esta vez Fisker no dará la pelea con un deportivo, sino que se lanzará al ataque con un veraniego SUV. 

Por Leonardo Pacheco / Fotos Fisker Media 

Fisker está de regreso, dejando atrás las deudas y esas malas decisiones que la llevaron a la quiebra, una triste historia que comenzó a escribirse hace siete años, episodio que por supuesto le dejó el terreno absolutamente libre a Tesla, su rival más temible.

Pero el lustro pasado las buenas noticias acerca de la continuidad de Fisker comenzaron a circular y, mejor aún, porque junto con anunciarse la formación de una nueva sociedad comercial fue confirmado el estreno de un flamante SUV 100% eléctrico, el que por fin pudo verse en la feria tecnológica CES de Las Vegas; los planes eran comercializarlo en 2021, pero ese plazo ya fue ajustado a la nueva realidad.

EL FISKER OCEAN NO ESTARÁ SOLO EN EL MERCADO ESTADOUNIDENSE, PORQUE DEBERÁ COMPARTIR ESCENARIO CON EL TESLA MODEL Y, SIN OLVIDAR POR SUPUESTO AL FORD MUSTANG MACH-E, UN EJEMPLAR QUE ESPERAN CON ANSIAS LOS CALIFORNIANOS.

Al final de cuentas el Fisker Ocean debutará comercialmente en 2022, es lo que se pretende el menos, y se anuncian precios que partirán en 37.500 dólares, monto al que por supuesto hay que descontarle los incentivos que Estados Unidos les ofrece a quienes optan por automóviles electrificados; el grueso de las ventas se concentrará en California.

Exteriormente el Ocean muestra un diseño cuadriforme, dominado por las superficies lisas que se unen mediante rodones, es decir sin esquinas filosas. Su condición de eléctrico le permite ostentar una proa libre de entradas de aire y solo decorada con una serie de pequeños cuadrados, por lo que ese sector luce muy elegante, y en la zaga la ausencia de salidas de escape también provoca un efecto positivo sobre la estética.

En el vano frontal se ubica un contenedor de agua, un depósito que puede llenarse antes de cada viaje y que permite beber por medio de un grifo que sale desde el parachoques. Es un equipamiento que no tiene mucho sentido en la ciudad, pero que en excursiones puede prestarnos un valioso servicio.

Tapicería ecológica

El habitáculo está homologado para cinco ocupantes, para lo cual se presenta con 4,6 metros de largo y casi dos metros de ancho. La nota curiosa la aportan los materiales reciclados que han servido para confeccionar la tapicería, un tejido de plástico producido con botellas y restos de redes de pesca; es una buena forma de llegar al corazón de los ambientalistas.

El puesto de manejo es sencillo y absolutamente digital, no podía ser de otro modo, ofreciendo una enorme pantalla vertical de 16,4” que acompaña a un pequeño clúster de 9,8”. Se anuncia además una amplia gama de portaobjetos y un par de bandejas que permiten cargar los teléfonos de manera inalámbrica.

Y una buena noticia para los amantes de la libertad y de la interacción con los elementos es que el Ocean incluye un botón que actúa sobre las ventanillas y la luneta, abatiéndolas en cosa de segundos. Este dispositivo se denomina Modo California, una buena idea si consideramos el escenario por donde rodará este nuevo Fisker.

El Ocean puede obtener energía cinética de uno o dos electromotores, lo que depende de la versión elegida, esquema mecánico que también influye en la presencia de tracción trasera o integral, en ese mismo orden. La unidad básica cuenta con una batería de iones de litio que entrega 80 kWh, de lo que se desprende una autonomía de 500 kilómetros; en el techo cuenta con placas fotovoltaicas que se nutren de energía solar.

Este nuevo intento de Fisker promete grandes cosas, porque posee innumerables cualidades técnicas que lo ubican en una posición de privilegio, aludiendo a que en la versión equipada con dos electromotores se dispone de 225 kW, equivalente a 306 CV, lo que permite acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos.