Volvo Cars | 93 años de innovación

El 14 de abril de 1927 sale de la fábrica el primer automóvil producido en Suecia, el Volvo ÖV4. Desde ese momento la citada marca inicia una imparable evolución técnica, que al cabo de 93 años ha convertido a la firma de Gotemburgo en uno de los fabricantes más respetados del mundo.

Por Leonardo Pacheco / Fotos Prensa Volvo 

Si bien en la actualidad Volvo Cars está bajo la tutela del grupo chino Zhejiang Geely Holding, este cambio de manos no le ha quitado la esencia sueca ni mucho menos ha modificado sus valores. Es una marca que desde su fundación ha trabajado en pos de la seguridad, de los avances técnicos orientados a la protección de las personas que van dentro y fuera del automóvil, siendo además uno de los máximos referentes en lo que respecta a calidad e innovación.

La historia de esta marca comenzó a escribirse en un restaurante de Estocolmo, cuando en julio de 1924 se reunieron los fundadores de la compañía, Assar Gabrielsson y Gustaf Larson, una conversación informal en la que tomaron la importante decisión de unir fuerzas para diseñar y construir un automóvil; y vaya que fue productivo ese almuerzo. Tres años después egresa de la pequeña fábrica el Volvo ÖV4 (Öppen Vagn 4 cylindrar), un tipo Phaeton al que también se le denominó Jakob y que se puso a disposición de los compradores en 1928… tras un largo proceso de pruebas en terreno.

MIENTRAS SE REALIZABAN LAS PRUEBAS DINÁMICAS DEL ÖV4, EL AÚN NO PRESENTADO VOLVO SE VIO INVOLUCRADO EN UN ACCIDENTE DE TRÁNSITO. SE ESTRELLÓ CONTRA UN AUTOMÓVIL ESTADOUNIDENSE EN PLENA CARRETERA, PERCANCE QUE PRÁCTICAMENTE NO AFECTÓ LA INTEGRIDAD DEL EJEMPLAR SUECO.

El ÖV4 alcanzó un éxito inmediato, lo que catapultó a Volvo hacia la cima del mercado interno y del resto de Europa. Diez años después de su fundación la marca ya contaba con más de 1.200 trabajadores, entre ellos una docena de jóvenes ingenieros que dieron sus primeros pasos en Estados Unidos, experiencia que luego aplicaron en los nuevos modelos producidos por la compañía; en 1935 Gustaf Larson introduce el término seguridad al diccionario de Volvo, decretando que todos los automóviles construidos por la marca debían ceñirse a ese concepto.

Contribuciones a la industria

El fabricante sueco no solo nos ha entregado autenticas celebridades motorizadas, como el PV544, el P1800 o el 122 “Amazon”, sino que además ha desarrollado varias tecnologías que luego han sido utilizadas por las otras marcas, como el cinturón de seguridad (1959), la sonda Lambda (1976) -invento que permitió reducir las emisiones contaminantes en un 90%-, y por supuesto que el Sistema de Protección Cervical (1998).

Otro hito interesante es la utilización de cristal laminado en el parabrisas del PV444 de 1944, en un tiempo en el que los principales fabricantes de Estados Unidos y Europa ni siquiera consideraban la idea de utilizar ese componente; esa tecnología estaba reservada para la industria aeronáutica.

Volvo no detiene su avance, y para enfrentar el futuro ya está preparando los ejemplares eléctricos y autónomos que se utilizarán en años venideros. El lustro pasado la compañía vendió 705.452 unidades, ofreciendo sus modelos en más de 100 mercados, entre ellos el chileno por supuesto.

Acerca de la marca se refiere Alfonso López, Gerente General de Volvo Cars en nuestro país: “Volvo es una marca premium que a lo largo de su historia ha demostrado ser diferente. Con una serie de innovaciones y tecnologías, ha puesto en el centro de sus preocupaciones a las personas, entregando soluciones en torno a temáticas como la seguridad, la conectividad, el diseño y el respeto por el medio ambiente. En Chile nos valemos de esta identidad y sabemos que nuestros clientes llegan a nuestras sucursales porque suscriben con esta filosofía. Estamos felices de celebrar 93 años de existencia reafirmando nuestra misión de entregar una experiencia que ponga en valor cada uno de los principios que hacen de Volvo una gran marca”.